Este es un espacio en donde emergen opiniones y puntos de vista acerca de prototipos de moda con el fin de generar una reflexión en los jóvenes del mundo.

jueves, 23 de octubre de 2014

YOUTUBE: GENERADOR DE MODA Y TENDENCIAS

jueves, 28 de agosto de 2014

¿Cómo serían ocho canales de Caracol y RCN?


La TV digital permite que por donde hoy se emite un canal, se emitan cuatro. Si se multiplica la oferta ¿qué pasaría con los contenidos y la pauta?
La multicanalidad es una de las características de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Al comprimirse la señal, por la misma frecuencia por donde hoy solo se puede emitir un canal, se podrán emitir en promedio cuatro en calidad estándar o dos en alta definición.


Eso significa que en teoría cada uno de los canales nacionales que conocemos hoy, puede multiplicarse por cuatro. Técnicamente es viable pero es necesario hacer cuentas y ver si el modelo de negocio funciona, si hay audiencia, recursos, financiación y contenidos.



De entrada, se ha dicho que los canales públicos no se van a multiplicar sino que se van a agrupar para maximizar las frecuencias en la tecnología digital. Hoy los tres públicos nacionales Señal Colombia, Institucional y Canal Uno ocupan tres frecuencias analógicas pero en tecnología digital, se pueden emitir los tres por un solo canal y liberar dos frecuencias.



Así mismo se ajustarían los canales regionales y los locales sin ánimo de lucro en la medida en que el espectro se vaya limpiando.



Cuando se presente el apagón analógico en 2019, todos los canales emitirán en calidad digital y se apaga la red analógica. Mientras eso sucede, se mantienen las dos infraestructuras, en la espera de que todas las familias ajusten sus receptores y adquieran un nuevo televisor que incluya en sintonizador digital TDT o un decodificador TDT para usar en su televisor antiguo.



Los privadosSi bien por la escasez de recursos no sería viable multiplicar los canales públicos, donde sí hay un negocio por explotar es en la televisión privada.



Caracol y RCN ya están experimentando su multicanalidad, así que quienes los sintonizan en la red digital, pueden ver además de los canales generalistas: NTN24, RCN2, Gol Caracol y Blu Radio.



En la medida en que la TDT se masifique y haya más hogares que sintonicen la TV con su antena aérea y no por medio de la TV por suscripción, Caracol y RCN lanzarán nuevos canales especializados que ampliarán la oferta de televisión gratuita nacional.



Estos canales apuntarían a nichos como los niños, los amantes del deporte y de los realities. Así, mientras en los canales genéricos se siguen transmitiendo telenovelas, noticieros y relities, en los especializados se transmitirá programación 24 horas para estos públicos: todo el día en la casa o en los ensayos del reality del momento, otro con partidos de fútbol y programas de análisis deportivo, y otro con enlatados para niños, por ejemplo. 




Temor por la pauta

La gran duda es ¿cómo se financiarán esos nuevos canales? El año pasado la inversión publicitaria en televisión nacional fue de 1 billón de pesos, repartidos en partes casi iguales entre Caracol y RCN.


Si cada uno se multiplica por cuatro, es imposible que así mismo la pauta crezca en la misma medida. Aquí hay un riesgo y es la pérdida en la calidad del contenido. 



Pese a las críticas, la televisión colombiana se ha posicionado como líder dentro del mercado hispano precisamente porque los ingresos por publicidad repartidos entre dos operadores, han permitido que en 15 años inviertan en estudios de grabación y producción de última tecnología que antes no existían en el país y por supuesto, en una fuerza comercial que ha sido responsable de que los productos nacionales se vendan en todo el mundo.



En México donde Televisa tuvo un monopolio de casi 60 años, la empresa también logró robustecerse, cosa que no ha ocurrido en países como Perú o Ecuador donde la torta publicitaria no solo es más pequeña sino que se reparte entre más canales.



Así las cosas, la calidad del contenido sería un gran riesgo si la torta se mantiene igual para más canales.




La oportunidad
En un análisis más optimista, Caracol y RCN pueden recuperar anunciantes de nicho que se han ido para los canales internacionales que llegan por TV paga y que hoy buscan llegarle a segmentos más específicos como amas de casa, niños, adolescentes, hombres profesionales, que es lo que ofrecen los canales de cable mientras que los canales nacionales generalistas le apuntan a todo público.


Un 'Caracol Kids' con producciones de Disney y Nick, por ejemplo o un 'RCN Deportes', pueden atraer anunciantes locales que hoy invierten en Disney o ESPN.



De este modo, lejos de perder calidad o arriesgar su negocio, estarían entrando en terrenos que hoy tienen descuidados y con la ventaja de llegarle a todo el país de manera gratuita.



Esto moverá la industria de la publicidad pues estas nuevas opciones competirán directamente con los canales internacionales.




Pague por ver

Según el Secretario de Caracol TV, Jorge Martínez, Caracol genérico siempre será gratis para los televidentes, pero en los multicanales digitales, se pueden crear modelos de pague por ver para eventos especiales, películas o series de estreno.


En Europa, Mediaset de Italia, un canal de televisión abierta, vende el fútbol italiano en modalidad prepago, eligiendo un evento o varios partidos pagando por internet, con una tarjeta prepago, enviando un mensaje de texto o solicitando el servicio por teléfono.



Este modelo lo podría montar Caracol y RCN con eventos por los que los televidentes estén dispuestos a pagar.



Hoy ya se ofrece este tipo de contenidos a la carta pero por internet, que todavía llega a un grupo reducido de personas que consume TV online y está dispuesta a pagar con tarjeta de crédito. Pero ofrecerlos directamente en televisión sin la complejidad que supone conectarse a internet, haría masivo el asunto.




La experiencia internacionalCuando Colombia eligió el estándar europeo de TDT en 2008, se dejó seducir por el modelo que estaba implementando el viejo continente y en especial España. 



Pues bien, vale la pena destacar entonces que en España el modelo de multicanalidad que coincidió con la explosión de la crisis económica, hizo que los operadores privados se fusionarán por la inviabilidad del modelo económico que supuso pasar de cuatro a 16 canales digitales.



Allí ya se dio el apagón analógico y cada canal privado lanzó su oferta de canales especializados digitales y ocurrió que la pauta no creció, se redujo la cantidad de producción de contenidos propios y se empezaron a rellenar espacios con programas eternos de brujos y hechiceros, que no eran originalmente la razón de ser de estas señales.



Así, Prisa (dueña de Caracol Radio) vendió Canal Cuatro a Telecinco (Mediaset) mientras que Antena 3 y La Sexta se fusionaron.



Algunos canales digitales se arrendaron a operadores internacionales como Disney, Paramount y Discovery que transmiten en televisión abierta y gratuita, su programación.




Amenaza para la TV paga



Si ya hoy es una amenaza que los colombianos dejen de pagar su televisión por suscripción para quedarse solo con la señal abierta digital de los canales nacionales, con la multicanalidad la amenaza se potencia.



Al final, quienes hoy pagan por TV satelital o por cable, quieren ver televisión internacional que no se encuentra en los canales nacionales que solo incluyen telenovelas y noticias.



Pero en la medida en que los nuevos canales digitales de Caracol y RCN empiecen a incluir los contenidos de los canales internacionales y de modo gratuito, será este un desincentivo para continuar pagando por la televisión.



En España por ejemplo, la penetración de la TV paga es de apenas 30 % de las familias mientras que en Colombia es de más de 80 % justamente porque allí, las producciones internacionales, las series, los documentales, los infantiles y los musicales, se sintonizan en cualquier canal nacional.



El pague por ver eventos y estrenos, ofrecido también por los canales nacionales, competiría directamente con el servicio de TV paga.



A partir de aquí se espera entonces un nuevo pleito y es si la regulación es clara en permitir queCaracol y RCN con sus licencias, pueden vender contenidos y si los nuevos canales, deben estar también incluidos en las parrillas de los operadores de TV paga o si estos se pueden vender como ocurre hoy con FOXDiscovery o Disney, que cobran a los operadores por cada usuario que los sintoniza.

jueves, 24 de mayo de 2012

Bajémonos de la báscula


El índice de problemas alimenticios en jóvenes entre 10 y 25 años, aumentó en un 6% de la población adolescente en Latino América, debido a factores familiares, individuales y sociales.

Debido al incremento de personas afectadas por enfermedades como la  anorexia y bulimia, los ministerios de salud han venido luchando para que la cifra no siga aumentando y las enfermedades disminuyan, sin embargo, existen diferentes tipos de mensajes publicitarios que afectan de manera directa a que los jóvenes decidan dejar de comer como obligación para ser aceptados en la sociedad. Dado que la publicidad que se está manejando por parte de diferentes marcas, en donde el prototipo de persona perfecta es ser flaco; Organismos de salud han intervenido creando nuevas campañas, que finalmente han desarrollado una cadena en donde la salud y las marcas se unen de modo que todos ganan  mediante la creación de un círculo vicioso en donde las personas reciben un mensaje publicitario y por otro lado es orientado por la salud a que adquieran rutinas de gimnasio con entrenadores personales los cuales finalmente someten a las personas a llegar al  mismo fin, ser flacos.
Por ende, se está generando un negocio de consumo en donde una alimenta a la otra, anulando el objetivo principal de disminución de problemas alimenticios  y  por el contrario, centrándose  en la ganancia y venta que generan sus campañas.

Opinan los expertos

Según El doctor Armando Barriguete Meléndez psiquiatra,
psicoanalista e investigador en la Clínica de los Trans-
tornos de la Conducta Alimentaria, en el Instituto 
Nacional de Nutrición y experto en los síndromes de mala alimentación, el vivir en una sociedad en la cual hay oferta promisoria de comida y una obsesión por la delgadez. Ésta idea de la estética transmite a los jóvenes sistemas de valores que se basan en el "buen look" y el problema es que puede derivar en una adicción por la delgadez del cuerpo y producir enfermedades. Sin embargo y a pesar de la gran preocupación que genera el aumento de las enfermedades alimenticias, la nutricionista Gabriela Martínez asegura que los medios y publicidades no están ayudando de manera positiva a que el problema se solucione, aunque parezca que si. “Como nutricionista tengo que decir que los medios publicitarios no están siendo éticos con sus campañas, siempre hay un doble significado en todo, se les dice a los jóvenes que deben quererse a si mismos tal y como son, pero a fin de cuentas todo el tiempo los están bombardeando con artículos publicitarios en donde hay prototipos de belleza que no son saludables, en mi oficina más del 40% de pacientes que llegan, tienen problemas de trastornos alimenticios y la mayoría dice que se sienten presionados a buscar una imagen que al final los puede llevar a la muerte”. Así mismo  Emilio Rey entrenador personal de uno de los gimnasios más famosos de Bogotá, dice estar de acuerdo en que todo es una cadena en la que lo único que al final importa es la plata. “ Por el tiempo que llevo ejerciendo mi trabajo,  puedo asegurar que a las empresas no les interesa la salud de las personas como primer objetivo, sino que mediante publicidades hacen que las personas  se sientan en la necesidad de recurrir a el gimnasio y dietas para ser “bonitos”, con eso la empresa gana  más plata, claro está que los afiliados llegan con el objetivo de salir del gimnasio demasiado flacos sin importar la salud”.

Es así como se genera una contradicción en lo que dicen hacer las campañas de salud y los resultados que están obteniendo, porque a pesar de las miles de campañas que se lanzan cada año para el cuidado de la salud, las cifras de anorexia y bulimia siguen aumentando al igual que las ganancias lucrativas de las distintas empresas involucradas en el tema.

Lo que se ha intentado hacer/ intentos fallidos

Sin embargo, muchos aseguran que "supuestamente" las campañas y la salud sí están cumpliendo con su labor de educar a la sociedad para que tengan una alimentación sana. Al parecer, la manera más fácil es llevando mensajes a través de los medios de comunicación en donde asustan a las personas con testimonios para que no caigan en lo mismo. Anahí,  integrante del grupo RBD, lanzó su propia campaña en contra de la anorexia que ella misma padeció. “Me ha costado trabajo poder llegar (preparar la campaña), empecé en un cuaderno y si Dios quiere, empiezo a filmar los comerciales en enero… para poder ayudar a toda esa gente que nos necesita”. Dentro de su testimonio, cuenta que dejó de respirar durante unos segundos y que es muy difícil salir vivo de esa enfermedad. La campaña ya esta en marcha y ha contado su historia en canales como Natgeo.

Por otro lado, la línea de maquillaje Cyzone  también se unió a la cadena de campañas en contra de la Bulimia y la anorexia, ya que tienen un público vulnerable a la enfermedad. La campaña “Quiérete” dirigida por Tiffany Bienen, coordinadora de Imagen Corporativa de Cyzone, dijo que "es una propuesta positiva ya que tiene como principal mensaje el fortalecimiento del autoestima de las jóvenes con un enfoque dirigido totalmente a la prevención". Campañas como éstas han ayudado a que los jóvenes tomen conciencia acerca del problema al que están expuestos.

Como éstas existen muchas campañas en las que se han unido la salud y la publicidad para llevar un mensaje a la sociedad, como el caso de la fallecida modelo Isabelle Caro, quien se ofreció como imagen para realizar una campaña publicitaria(No.Anorexia) en contra de la enfermedad. Las imágenes son impactantes, a tal punto de que fueron muy criticadas por la gente ante el asombro que éstas generaron. Las campañas mencionadas anteriormente, han ayudado a que la gente se de cuenta de la magnitud de la enfermedad y del cuidado que deben tener para no caer en ella.

Lo contradictorio allí es que los jóvenes de esa edad no tienen la disponibilidad mental para ver esos testimonios y los pasan por alto ya que la balanza pesa más del lado de la popularidad y la belleza para ser queridos y aceptados dentro de su grupo social. Además, los jóvenes suelen pensar que esas personas en realidad no han tenido ese tipo de enfermedades o simplemente no les interesa ver las consecuencias de ser extremadamente flacos. Les cuesta aceptar que se están equivocando.

La báscula de las cosquillas

La fábula llamada La báscula de las cosquillas, cuenta cómo la obsesión por el peso y el aspecto físico son la forma de aumentar el mal humor y los problemas de salud en las personas.

cierto día en un reino en el que la belleza no preocupaba apareció una báscula llamada publicidad, todos lo animales comenzaron a usarla. cuando el león se subió en esta , la báscula le dijo: “debes cambiar tu melena, tus uñas y bajar de peso, así no seguirás reinando”; El león se asusto tanto que comenzó a hacer mucho ejercicio para poder seguir gobernando, luego los demás animales comenzaron a ver que su rey estaba usando la báscula de la publicidad y quisieron seguir esa moda, todos tenían que ser perfectos para poder ser como el rey, así que día a día todos los animales del reino se pesaban y dejaban de comer para ser más bellos, estaban muy pendientes de cuanto subían o bajaban, se fijaban solo en lo superficial y se olvidaron de lo más importante, de divertirse y quererse como eran por dentro.

La báscula de la publicidad y su prototipo de moda, comenzaron a manipular a todo el reino a su manera haciéndolos  caer en su juego y beneficiándose de todos. Sin embargo, con el paso del tiempo los animales se comenzó a aburrir de vivir con ésta clase de enfermedades y muchos se tomaron la tarea de criticar e intentar cambiar éste pensamiento de perfección implantado.

La báscula finalmente comenzó a hacerle cosquillas a los animales para que ellos se olvidaran de sus kilos, lo que se asemeja con las campañas publicitarias que están creando a nivel mundial para combatir la enfermedad. en algunos casos, esas ayudas han servido pero no lo suficiente como para acabar con la problemática, ya que muchos de los que manejan esa báscula están interesados no tanto en el bienestar de sus ciudadanos sino en el dinero que ganan haciendo uso de ella.

Así que ¡Jóvenes! abramos los ojos, dejemos de ser máquinas adscritas a empresas con intenciones lucrativas, cambiemos del Chip y bajémonos de la báscula.